Yo sabía que no estaba paranoico. A mi, alguien me sigue...

30 de junio de 2010

DESAYUNANDO



ESTE ES MI AMIGO BUBU


ESTA ES SU ZAPATILLA


Y ESTA ES LA SUELA DE SU ZAPATILLA



LA FAMOSA BUBUSUELA !!

BEEEEEEEEEEEEEEEEEEEE

2.- Este finde que pasó comimos un asado genial.
Como excepción decidí darle las sobras a Chopper.
Entre el balanceado y las “sobrinas” su plato era un menjunge de colores y texturas.

Briks – “FA!! Esto es como darle de comer a un chancho. Alguna vez le diste de comer a un chancho?”
Moni – “No. Bueno…”

PLOP !

(gracias CHORIPANBOY por la imagen)

3.- Hace poco escribí un post sobre mis viejos y - como suele suceder – los comentarios se dispararon para todos lados. El tema es que, a raíz de “esas cosas que coleccionamos” terminamos hablando de aquello que nos había tirado nuestra madre (Aparentemente, la persona designada por la naturaleza para llevar adelante tales faenas)

Mi vieja – a mi – me tiró (o regaló, que es lo mismo a los fines prácticos) todos mis discos de vinilo, mi colección de chapitas, una campera de corderoy y cuello tejido que pertenecía a mi abuelo y yo amaba (a la campera y a mi abuelo)
Esto último jamás se lo perdoné.
Tampoco es que haya perdonado lo anterior, pero nunca tuve más ganas de cometer parricidio que la vez que me enteré lo de la campera.

Y creo que no fui justo

Reconozcámoslo. Nosotros no tiramos nada de lo nuestro.
Esto lo advertí en la última de mis muchas mudanzas. Me sorprendí de la cantidad de porquerías y basura que uno puede guardar con pleno convencimiento de su utilidad

Por ejemplo: una pistola laser (de juguete), una carcasa de TV (los chiquitos color naranja de Hitachi B/N), un damajuana de vidrio verde, toneladas y toneladas de fotocopias, maderas, clavos y tornillos, casetes de VHS que nunca volveremos a mirar, la colección CASI completa de Asterix el galo, juguetitos berretas regalados por exs. y ni hablar (merecería un post aparte) la ropa que nos negamos a descartar.

Existen infinitas excusas para no tirar nada: “Esto era de Martita”. “Esto me puede servir para (completar con lo primero que se le ocurra)”. “Esto puede valer guita”. “Esto lo van a usar mis hijos (aunque tenga decidido nunca tener hijos) y mil más.
Y es que, en verdad, algunos objetos están cargados de recuerdos y valor sentimental. Lo que para nuestros amigos sólo es un espantoso florero multicolor incapaz de contener flores, sólo útil para guardar papelitos que no queremos tirar, para nosotros es unos de los bienes más preciados porque pertenecía a la abu.
Sin embargo ellos no dudarían un instante en tirarlo. Para ellos es basura.
Y el sentimiento es recíproco.

Si necesitan una mano firme y despiadada para vaciar un desván, un cuartito, un cajón… cuenten conmigo !!.
No me conmueve ni la más histórica de las antigüedades.

Les tiro todo.


Qué es eso de lo que no pueden deshacerse y qué es lo que más lamentan haber perdido a manos de un tercero (una madre, ponele) ?

NOTA:






Related Posts with Thumbnails